lunes, 3 de febrero de 2014

Reto 2: Conseguido. Mis especieros antes y después y unas etiquetas imprimibles para vosotros



¡Ay madre! Dónde me he metido esta semana...
Yo pensaba que este era un reto de esos pequeñitos, de un par de horitas y listo papeles.
Ya...
El otro día cuando terminé de vaciar los tres muebles especieros, empecé a hacerme una idea de la magnitud del lío en que me acababa de meter yo solita


Conté 64 hierbas y especias diferentes, amén de sales, vinagres, condimentos y demás familia.



Cuando acabé de sacarlo todo, mi cocina parecía un campo de batalla, no os digo más que el guiri vino para hacer la cena, y cuando vio el panorama se vistió y se fue al wok a por comida para llevar, porque allí no había manera de entrar sin un piolet.
Hice varios descubrimientos curiosos, algunas momias de laurel, unos botecitos que caducaron antes de casarme (allá por 2007), y un par de cosillas más metiditas al fondo que no supe identificar muy bien y que debían ser de los tiempos en que Dios era monaguillo.


Por lo que hemos ido comentando en Facebook, creo que no he sido la única coleccionista de antigüedades, pero chicas, siento comunicaros que estas guarrerías que hemos ido atesorando, no tienen interés alguno para Sotheby´s, como mucho, como mucho para Iker Jiménez y para eso llevo yo rebuscando alguna cara de Bélmez en el laurel un par de días y allí no veo nada.
Después de hacer una purga inquisitorial entre los pobres botes, que ya eran como de la familia, unos cuantos tuvieron que despedirse para siempre.
Exactamente todos menos cuatro que se quedaron ahí solitos esperando refuerzos hasta el sábado.

Antes de seguiros contando mis especiadas peripecias, os voy a recordar el punto de partida





Pues bien, esta vez os enseño tres antes pero sólo dos después, porque he conseguido uno de los objetivos últimos de esta guerra de guerrillas contra el caos, y es que
¡¡¡he recuperado un mueble enterito de la cocina de sus garras!!!

Esa es la idea, ¿no?, liberar espacio. Pues esta vez, una vez quitado todo lo que ya no servía, tirado lo caducado, eliminado duplicidades, y una reorganizado todo de nuevo, me he encontrado con un mueble de regalo. Genial ¿no os parece?
Ahora todavía no he decidido para qué usarlo, pero ya os contaré, claro.

El mueble que ha quedado libre es el primero que os enseñaba, el que está encima del especiero de cajones.

Una vez sacado todo y tirado lo que no servía, seguí nuestros pasos de siempre.
Lo limpié bien y pensé como reorganizar lo que quería volver a meter.
Hice la lista habitual:
- El aceite
- el vinagre (más bien los vinagres, porque hay de todo tipo, y además en esta limpieza he descubierto que los vinagres no se pasan, ninguno tenía fecha de caducidad, me pareció curioso)
- Los condimentos
- Las tropecientas sales diferentes (la verdad es que tiré unas poquitas y ya no me quedan tantas)
- Las salsas tipo Worcestershire, Soja, Perrins etc.
- Las especias (es lo suyo hablando del especiero)
- Las hierbas
- El jerez (no puedo cocinar sin Jerez)

En el de cajones dejé las cosas de uso más habitual y las que no son tan vistosas.
En el de pared los botecitos de especias de cristal, pero ya veréis que los cambié bastante

Empecemos con el de cajones.

Siempre me ha parecido absurda la balda del medio, porque no se puede poner nada cómodamente, y encima tienen que ser cosas bajitas, no sé como lo montamos de esa forma tan rara, pero he intentado desmontarlo un par de veces, y me he cargado una pieza, así que Virgencita que me quede como estoy.

La de abajo es suficientemente alta para poner las botellas de aceite de reserva de pie, así que ahí las metí. Además coloqué toooodas las botellas de vinagre (conté 8 diferentes, este guiri se me ha hecho gourmet). También cabían los esprays desmoldantes para repostería, las salsas, y el maxi bote de Pimentón de la Vera que traigo de mi pueblo y que no puede faltar en mi cocina. Además es la única especia que no me cabe en el especiero de la pared, porque siempre tengo mucho (lo uso para todo).



La del medio como os digo es un poco absurda, pero bueno, ahí he metido las pastillas de caldo, los piñones (otro básico para mi), y las especias que quedan de reserva (aquí compro las especias a granel, y no siemprecabe toda la bolsa en mis botes) que he reducido bastante, después os contaré por qué.


La de arriba es mi favorita, es la balda maleni,
En el otro especiero, no he podido hacer pavadas porque está a la vista y tiene que ir un poco con el estilo de la cocina, que es más serio, pero aquí he sacado toda mi artillería flower power de nuevo.
Además en dos colores que no pegan ni con cola en mi cocina pero que me apetecían un montón, pistacho y turquesa. Toma ya.

Forré el fondo con una cartulina de florecillas en esos tonos protegida por vinilo transparente y con el resto de las cartulinas hice las etiquetas para las tapas de los botes para unificarlo todo un poco y unos carteles explicando lo que hay que guardar en cada balda.
Podréis pensar que es una tontería poner estos carteles, pero el hecho de que el  otro día encontrara ahí dentro la nutella, y ahora al vaciarlo haya sacado unos pepinillos en vinagre que estuve buscando como una loca como media hora y que di por perdidos (por lo que tuve que abrir un bote nuevo), o de haber encontrado unos cubitos de caldo en la despensa en la caja de las galletas, me hacen pensar que mis grumetes (los adultos, claro) no se fijan mucho donde guardan las cosas, así que ya no hay posible confusión, un cartelón bien grande para cada balda.



Puse dos cestitas que encontré de saldo (19 cts. cada una, imbatible ¿eh?)


En una coloqué los aliños para las ensaladas, y en el otro los botecitos más pequeños para que no anduvieran rodando por ahí (el azafrán, flor de sal, sal para Brezeln, paellero etc)
Luego cuatro botecitos herméticos más pequeños con la pimienta negra y blanca, la sal ahumada y la sal para patatas (típico alemán) y seis botes más grandes con sal gorda, flor de sal con hierbas, ajo en polve y todas mis adoradas variantes de cebolla (en polvo, en copos, frita... me pirra la cebolla para todo)
Me quedé corta en un bote para la sal Maldon. La mostaza en polvo la dejé en su cajita porque me parece preciosa.

Y este es el resultado final del mueble

Antes tenía millones de botes caducados, duplicados y descolocados y lo primordial tenía que rebuscarlo. Ahora está todo a la mano, fácil de coger, y encima me gusta el colorido al abrir el cajón. Perfecto!!!

Frikifoto para acabar con este especiero

Vamos con el otro especiero.
Así empecé


Estas balditas han viajado con nosotros de casa en casa, y le tenía mucho cariño a los botecitos, pero poco a poco lo que era una colección organizada de hierbas y especias se convirtió en la baldita de la cocina para poner todo lo que no sabíamos donde poner. Las pastillas, las pilas, los botecitos de adorno, las esencias de repostería, total, que al final eso era un "totum Revolutum" que no quedaba ni bonito. Así que decidí dejar ahí sólo y exclusivamente las especias, sin adornitos ni potras varias.

Lo vacié y me fui el sábado con toda la tropa a comprar especias al mercado de Stuttgart. Uno de los puntos más interesantes de la ciudad en mi opinión.

Es una maravilla, un paraíso para los gourmets. Todo lo que se vende allí es de una calidad realmente excepcional. Hay frutas traídas de todas partes del mundo, tiendas de productos selectos de un montón de países (siento decirlo, pero la que menos me gusta es la de España, porque hacen un batiburrillo de cosas españolas y mexicanas rarísimo).
Los precios son acordes al pijerío que se mueve por allí, claro, pero de verdad que hay cosas que merece la pena comprar en el mercado. Entre ellas las especias (que es de lo poco que no está mal de precio).
Esta tienda es mi favorita, además el señor es super majo, y me conoce ya de hace tiempo, y me explica cosas de las especias, y me recomienda sabores nuevos, sabe un montón del tema.
Cuando le conté que tenía que comprar bastante esta vez porque había tirado todas las especias caducadas, me dijo que ¡¡¡cómo había hecho eso!!!.
Me explico que las especias no caducan nunca, que en todo caso pierden aroma, lo que se soluciona echando un poquito más, pero ya está. Me explicó que cuando los marinos hacían la ruta de la seda las especias, se podían tirar años en los barcos, y aún así luego las vendían como frescas.
Así que echando piedras contra su propio tejado, me dijo que no las volviera a tirar. Ya sabéis chicos.
 Le contesté que gracias pero que no lo dijera muy alto si no quería quedarse sin negocio.

Hoy domingo, me he levantado monotema. Estaba deseando echar mis hierbajos a los botecitos, y al echar el primero, me ha sobrado media bolsa, y con el segundo otra media, y así.
Eso me da mucha rabia, porque al final tienes todos los botes y todas las bolsas con los restos.
Había que hacer un trasvase a botes más grandes donde cupiese todo.
Pero era domingo...de pipiripingo.
A pensar...
Hace unos meses compré un montón de botes para las cosas de las manualidades, y me había pasado lo contrario. Los botes se quedaban medio vacíos. Había suficientes botes para las especias, así que problema uno resuelto.

Pues no.
Problema dos. Las baldas están demasiado juntas y no caben porque son bastante más altos que los otros.


Quién dijo miedo.
Me cojo el taladro y bajo todas las baldas dos centímetros y punto


Piiiiiiiiiip!!!!! error de nuevo!
Ahora en la balda de arriba si caben, pero en las siguientes sigo teniendo el mismo problema solo que dos centímetros más abajo. Pava que es una.

Vuelvo a desmontar toooodo otra vez, y ahora sí, después de dos horas de pelearme con la pared, aguantar coñas del guiri, y dejarla con más agujeros que un queso. Ya tengo mis baldas puestas. A mi a cabezona no me gana ni el alemán, que ya es decir.


Pues ya coloqué todos los botes, y los ordené por orden alfabético con sus etiquetas originales pegadas así provisional. Les fui poniendo números para saber donde irían...

y a hacer etiquetas se ha dicho. En mi próxima vida me quiero reencarnar en maquina Dymo, porque me gusta a mi una etiqueta...

Quería que se leyera bien, que a ser posible viniera escrito el uso de cada cosa, y que quedara no demasiado floripondioso para no recargar más la cocina,
Busqué por internet imprimibles pero ninguno estaba en español, y los que me gustaban no se adaptaban a mis botes, así que cogiendo inspiración de aquí y allá, me los diseñé yo. Además los hice en blanco y negro que me parece que da un toque un poco más sobrio (ya tanto malenismo junto puede ser demasiado)


Por detras les pegué un cuadradito de lámina de pizarra para poder escribir la fecha de caducidad en boli-tiza. Así cuando rellenas el bote, puedes borrarla y poner la nueva sin tener que cambiar la etiqueta.
Cuando las puse todas me di cuenta de que los botes de encima, aunque no son especias ni hierbas y técnicamente no pertenecen a este reto, también necesitaban un poco de cariño, así que les he hecho las etiquetas a juego pero en vinilo negro directamente sobre el cristal


Y todo el conjunto queda así



¡¡¡Me requeteencanta!!! da una sensación de orden que me chifla, además al ser ahora más anchos los botes, no caben potras delante. Me gusta el blanco y negro porque se leen muy claramente las etiquetas y dan un toque un poco más serio a la cocina, que ya está bien de florecillas jajaja.

Frikifoto


¡Ah! se me olvidaba. Encima de la encimera (valga la redundancia), tenemos unos cubitos de esos de Ikea (estaba tardando en salir Ikea) donde pongo el aceite al uso, el jerez, el molinillo de pimienta y el de nuez moscada. Estaban bien, pero las botellas resultaban demasiado grandes, y era un poco soso. Les recorté unas etiquetas de pizarra, y al cubito le puse el mismo motivo de las etiquetas en grande, y ahora con ese par de detallitos está mucho más bonito.


Creo que aunque ha sido una cosilla de nada, ha ganado con el cambio.

¿Qué os ha parecido el reto? Yo estoy muy contenta con el resultado, pero he de reconocer que había subestimado el trabajo que llevaba
Probablemente ya no os hagan falta si habéis terminado con vuestro reto, pero me gustaría compartir con vosotras mis etiquetas. Éstas y otras que he diseñado. Claro que cada una tiene unas especias diferentes, pero yo os paso las que tengo, y me decís si necesitáis otra que no esté, y os la mando por mail. Si no os gusta ninguna, aquí os dejo un enlace donde yo me inspiré.
Pero esto, y otro detallito que he hecho para el especiero, tendrá que esperar a esta noche, porque una es tela de torpe y no es capaz de pasarlas a PDF, así que en cuanto venga el guiri y me lo haga, edito este post y las pongo ¿vale?. Es un mínimo aradecimiento por colaborar tan activamente con el blog ;)

Todavía tengo que publicar un par de fotos del anterior reto que me llegaron hace un par de días desde Sevilla ;) , a ver si esta noche tengo un ratillo y lo actualizo todo.

Bueno, pues esto es todo por hoy. Como siempre espero ansiosa vuestros resultados para el miércoles, y os mando un montón de besos
¡gracias por estar ahí!¡ y sobre todo gracias a mi guiri por tomarme en serio en este proyecto a pesar del cachondeíto! si no fuera por él, no me daría tiempo a nada.

Pilar

Edito: Aqui tenéis por fin y gracias a la maestra Guadalupe, las etiquetas imprimibles!!!


Además aquí os dejo las principales combinaciones de hierbas que hice pensando en colgarla en la puerta del especieroque se ha quedado vacío, ahora a ver donde la pongo...
Y por último una tabla con las hierbas y especias apropiadas para cada alimento , jajaja lo traduje de un libro alemán, pero creo que para la cocina española también sirve ;)

Con esta entrada participo en la fiesta de enlaces 55 de Personalización de blogs

21 comentarios:

  1. Me requeteencanta!!!!!!!!!!! Tienes unas manos...., cuando vienes para el pueblo otra vez que te dejo las llaves de mi casa y ala! imaginacion al poder, jijiji.

    ResponderEliminar
  2. AHHHH!!! Sabes lo que mas me ha gustado del post?? Ademas de lo bien que te ha quedado, de las etiquetas, de los botesss.......que sales en una foto!!!! que ni el face!!! jajaja. ;)

    ResponderEliminar
  3. me encantan las etiquetas de los botes de la balda... te ha quedado genial. Ha merecido la pena el esfuerzo!!!

    ResponderEliminar
  4. Bueno, bueno, bueno, eres la mejor!!!!!! te has dado un trabajazo que vaya tela... pero, te ha quedado inmejorable, me gusta todo, el cajón y las baldas, toooodo. Pues, yo también he hecho mis pinitos, claro está, jajajaja, he reciclado mi especiero de antes de la guerra y le he puesto etiquetas nuevas, el mueble se ha quedado medio vacío, así es que ya te mandaré fotos, que aún no las he editado con letras y tal, un besote y a seguir arrinconando el caos!!!!

    ResponderEliminar
  5. Me encantan tus post, están llenos de energía.
    No sé yo si tu guiri te capta tu sentido del humor.
    Tremendo trabajazo!!!
    A mi es que me gusta más la aguja, pero también,
    cuando me pongo soy muy "maleni"?
    Y lo de las especies caducadas, mis hijos han
    jugado siempre en la cocina a ver cuál de los dos
    encontraba una "más caducada", creo que había una del 86.
    Mi chico (el equivalente a tu guiri) ya sabía que las especies
    no caducan y como es de ascendencia catalana, que te voy a contar...
    Bueno tu sigue con "seacaboeldesorden" que yo sigo coso que te coso...
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Me encantan todos tus retos y no veas la envidia sana que paso cuando veo tus cosas tan ordenadas y espectaculares. Algún día conseguiré hacerlo yo. Mientras tanto disfruto muchísimo leyéndote porque siempre consigues sacarme una sonrisa. Besos.
    Nuria

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno,menudo orden ,como me gusta a mí.Saludos

    ResponderEliminar
  8. Qué bien me lo paso leyéndote!!!! Menuda currada te has metido, pero ha merecido la pena,,,
    Yo sólo he tirado un bote caducado del 2006, de comino en grano, pero es que la última vez que lo usé fue en el 2004, estando embarazada de los gemelos, para hacer un pollo en salsa que me sentó mal...
    Las etiquetas que has hecho, impresionantes!!! Hija, nos pones el listón muy alto...
    Esta tarde terminaré de colocar cuatro cosas que me quedan y mañana enseño el resultado.
    Bss

    ResponderEliminar
  9. Maleni, eres la pera limonera..., yo me apunto todos estos trucos pero como estoy en pleno proceso de cambio de casa, paso de pegarme la paliza en esta... Yo solo tengo una duda, a mi me encantan las cosas coordinadas, por eso me encanta ver todos los botecitos iguales.., el problema que siempre veo es que los compro, me gasto una pasta inicial y pasado medio ano necesito otro bote para otra especie y no lo encuentro, que hago???????, ya me rompe toda la uniformidad y eso siempre me ha chirriado un poco. Un besito

    ResponderEliminar
  10. Te ha quedado estupendo.
    Yo tengo un mueble alto que tiene poco fondo, aprovechando un pilar. Allí guardo todas las especias. Les doy vuelta cada 6 meses,mas o menos y así voy apañándome bastante bien.
    Lo demás en 2 sitios diferentes: por un lado aceites y vinagres en el mueble de debajo de la placa vitro, que es lo que mas le temo a limpiar; además, en la parte baja están las sartenes.
    Las legumbres, harinas, etc. en la parte alta de un mueble de colgar, en tarros, pero a veces no caben en los tarros y tienes el paquetito al lado y como cada 3 meses o menos no los reordene es un caos total.
    Precisamente desde el domingo estoy haciendo limpieza y readaptación de cajoneras con tapper, muebles con moldes varios y despensa... que no conseguí terminarla y hasta el jueves, por lo menos, no puedo seguir.
    Viendo tus cosas me da mas ganas de seguir con mi reorganización.

    ResponderEliminar
  11. ¡Genial, genial, genial! queda precioso!!!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Pilar
    mi querida Sensei:
    todo te hermoso y coordinado lo mejor son las etiquetas, eres impresionante.
    Atte. Tu aprendiz Maleni Mexicana (jajaja)
    P.D.te envio mi resultado final por facebook

    ResponderEliminar
  13. Una pasada!!! Sobre todo las super estanterias!!!! GENIAL!!!
    Super reto conseguido!!!!
    Xxx

    ResponderEliminar
  14. Me anoto todas las ideas....!!! aunque mi ritmo es otro!!
    Gracias por compartirlo, me viene genial!
    Besos, Mª José

    ResponderEliminar
  15. Me encanta tu blog, he pasado y con tu permiso me quedo.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  16. ¡Madre del amor hermoso Pilar!,qué trabajo tan minucioso, me he cansado sólo de verte. Pero te ha quedado de revista. Felicidades.

    Un Saludo.

    Xènia Roca

    ResponderEliminar
  17. Te ha quedado muy muy chulo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Me encanta y me han entrado ganas de hacerlo a la voz de "YA". Una monería.

    ResponderEliminar
  19. Ay chicas! que quería contestar un mensaje que me había puesto una de vosotras aquí, preguntándome como pegaba las etiquetas y sin querer lo he eliminado!!!!! no me ha dado tiempo a mirar quien me lo había puesto así que no he podido responder!!! si estás por ahí manifiéstate jajaja. Para pegar las etiquetas uso cinta adhesiva de doble cara, y yo tengo una máquina de laminar, pero las puedes plastificar simplemente con papel adhesivo del de forrar libros o celo del gordito. Lo siento mucho!!! espero que te ayude! un besote!

    ResponderEliminar